Francisco I aprueba el transexualismo

el 19 de abril de 2015

Secretaría de Estado del Vaticano

 

El Tratado de Lisboa, que es una Constitución común de Europa cristiana apóstata, legaliza los llamados derechos de las minorías sexuales. Se refiere a los homosexuales, pedófilos, transexuales, sadomasoquistas, zoófilos y otros. La homosexualidad ha sido declarado abiertamente la prioridad de la política exterior de Estados Unidos. Las naciones que no la aceptan son sancionadas.

Estas perversiones sexuales son los frutos de la nueva forma de pensar basada en cristianismo apóstata que aprueba herejías que niegan la esencia de la enseñanza de Cristo y la inspiración de las Escrituras y que también aprueban el respeto a los paganos y sus demonios. La Palabra de Dios, por el contrario, señala con claridad y destaca en muchos lugares que ¡este mismo pecado causó guerras y el exilio de Babilonia! Así, el fruto de las herejías del neo-modernismo es el respeto a los paganos y sus demonios, y la consecuencia es la perversión sexual. “Ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y veneraron y rindieron culto a la creación antes que al Creador… Por esta causa, Dios los entregó a pasiones vergonzosas … los hombres cometiendo hechos vergonzosos con hombres”. (Romanos 1, 25f) “A pesar de que ellos reconocen el justo juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen en los que las practican”. (véase Francisco I) (Romanos 1, 32-2, 1)

¡No sólo la canonización de Juan Pablo II, pero ya su beatificación el 1 de mayo de 2011 atrajo la maldición de Dios sobre la Iglesia Católica! (según Gálatas 1, 8-9)

De hecho, Francisco I ya había aprobado la homosexualidad por su declaración ambigua: “¿Quién soy yo para juzgarlos?” ¡Él se vio obligado a llamar al pecado por su nombre y condenarlo! Se vio obligado a llamar a los homosexuales a hacer penitencia de por vida y luchar contra el pecado hasta el punto de derramar su sangre (cf. Heb 12, 4-11). ¡Francisco negó la Palabra de Dios y toda la Tradición! ¡Se vio obligado a dar una advertencia! “Sodoma y Gomorra habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”. (Jud 7) ¿Quién eres tú, Francisco, para juzgar y dejar de lado la Palabra de Dios y toda la Tradición de la Iglesia de mártires y santos? ¿Quién eres? ¿Eres un siervo de Cristo, o del Anticristo? ¿Estás llevando a los católicos por medio del verdadero arrepentimiento a la salvación o les estás llevando a la perdición?

El Jueves Santo, el 2 de abril de 2015, Francisco I aprobó el transexualismo por su gesto:

Francisco celebró la Santa Misa en la prisión de Rebibbia, en Roma. Allí lavó los pies a 12 presos, seis hombres y seis mujeres; entre estos últimos era un él/ella transexual con el nombre de “Isabel” (https://youtu.be/V44X2wscJv0). Este acto de lavar y besar los pies de un transexual es más que una simple aprobación de los transexuales; es una consagración total de ellos. Cualquier católico ahora puede cambiar sexo y justificarlo con este acto de Francisco. ¡Pero esta es la obra del Anticristo!

“Isabel” concedió una entrevista a un canal de televisión en el cual él/ella mencionó detalles: «Cuando me lavaba los pies, me miró a los ojos y me dijo: “Que Dios te bendiga. Que Jesús te bendiga“, me miraba a los ojos y yo le dijo: “Paz, deseo la paz, mucha paz. Ora para que haya mucha paz en el mundo.” Me miraba todo el tiempo.»

Las leyes están siendo cambiadas y los valores morales destruidos en toda Europa, y Francisco guarda silencio. Los niños en las guarderías son forzados a decir que no saben quiénes son, si los niños o niñas, porque tienen derecho a elegir su sexo. Luego a los niños se les dan remedios hormonales para cambio de sexo y tienen un “derecho” a someterse a la cirugía de reasignación de sexo. Los padres que se resisten a este terror de violencia contra sus propios hijos son castigados como homo- o transofobos. Posteriormente, esta ideología está asociada con el robo de niños y la eutanasia, incluso para los niños. Así que la cuestión aquí no es sólo autogenocidio moral, sino también físico de los individuales, de la familia y la sociedad. ¡Francisco aprueba esto! ¡Éstos son los delitos más graves contra Dios y contra la humanidad! Incluso antes de ser elegido, Francisco atrajo sobre sí el anatema de Dios según la Palabra de Dios —Gál 1: 8-9— y al mismo tiempo el anatema eclesiástico según una constitución dogmática: bula del Papa Pablo IV.

¡Cada obispo y sacerdote está obligado a separarse espiritualmente de este camino de la apostasía! Cada sacerdote y obispo, si continúa conmemorar el nombre de Francisco en la liturgia, demuestra la unidad interna con el espíritu del Anticristo que Francisco trae en plenitud a la Iglesia Católica. ¡Los sacramentos administrados por tal obispo o sacerdote ya no son válidos! Es necesario que cada cristiano lo sepa y se disocie de tal apóstata porque ¡él conduce a los fieles católicos al infierno! Si al mismo tiempo Francisco hace una declaración en contra de la ideología de género, es decir, contra el homosexualismo y transexualismo, ¡es sólo una manipulación satánica!

Jesús dice también hoy en día: “Si no os arrepetís, todos pereceréis”. (Lc 13, 3)

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

 

+ Metodio OSBMr                 + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios del PCB

 

http://vkpatriarhat.org.ua/es/?page_id=6255

 

C.c.p.:

Los obispados de la Iglesia Católica

Obispos de la Iglesia Ortodoxa

Los eurodiputados y presidentes de los países de Europa y América

Medios de comunicación

 

Descargar: Francisco I aprueba el transexualismo (19-4-2015)

 

Elije la lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Por tanto, no desmayamos; más bien, aunque se va desgastando nuestro hombre exterior, el interior, sin embargo, se va renovando de día en día. Porque nuestra momentánea y leve tribulación produce para nosotros un eterno peso de gloria más que incomparable;”

2 Co 4, 16-17 (desde 12-3-2017 hasta 26-3-2017)

Reflexión sobre la Palabra de Dios