Un llamamiento a los católicos – Tercera parte: Metastrofein /un cambio de estilo de vida/

El arrepentimiento ―metanoia― significa un cambio de mente y metastrofein un cambio de estilo de vida.

1) Diezmo diario del tiempo a Dios

2) La celebración del séptimo día

3) La reforma litúrgica

4) Jerusalén y 12 patriarcados

ad 1) Diezmo diario del tiempo a Dios

¿Cuál era el sentido de los diezmos materiales? Haciendo estas ofertas, el hombre expresaba su dependencia y gratitud a Dios. El mundo secularizado de hoy boicotea la majestad de Dios, el sentido de la vida y la realidad de la eternidad. El diezmo del tiempo es de 2 horas y 24 minutos. En el mundo, un instrumento del espíritu de la mentira es los medios de comunicación y en la Iglesia son las herejías del MHC y respeto por el paganismo y sus demonios que se traduce en la tolerancia a la inmoralidad. ¡Todo esto es una traición a Dios! Durante el último medio siglo, particularmente la influencia de la televisión y la adopción del espíritu del mundo ―la secularización― han causado la esquizofrenia espiritual entre los católicos. Las palabras de Jesús siempre son verdaderas: “Buscad primeramente el reino de Dios”. (Mt 6, 33) Una vida perseverante de oración es el camino de la salvación. Cristianismo académico con las teorías muertas y sin oración es el camino a la perdición. Muchos cristianos recibieron a Cristo como su Salvador y Señor, así como la plenitud del Espíritu Santo. Por desgracia, algunos de ellos terminaron como los israelitas que salieron de la esclavitud de Egipto, pero murieron en el desierto (del mundo). No es suficiente para ser convertido, no es suficiente para recibir el Espíritu Santo, no es suficiente para leer o “estudiar” la Biblia. ¡Los cristianos deben seguir a Cristo! Pero esto no es posible sin una vida perseverante de oración. La Iglesia Católica de hoy es un cementerio espiritual (cf. Ez 37, 1-10). El Espíritu de Dios establece una condición profética para la resurrección de la Iglesia muerta: ¡un diezmo del tiempo!

Es decir: 20:00-21:00 la hora santa, a las 21:00 muchos sacerdotes otorgar una bendición.

Cómo orar? Hay varias formas. Sin embargo, en ningún caso la oración puede tener elementos de meditación oriental. La oración debe ser cristocéntrica. (véase http://vkpatriarhat.org.ua/en/?p=11475)

Además de la hora santa, hacemos siete paradas de oración durante el día: al levantarse, antes de acostarse, y cinco más veces durante el día: a las 9:00, 12:00, 15:00, 18:00, 21:00 (véase Sal 118, 164) (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=3036). En conjunto, estas paradas de oración toman 20 a 30 minutos.

Entonces todavía queda una hora. Uno necesita por lo menos una hora al día para la oración en soledad. Jesús dice: “Entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre”. Cuando estás presionado por el tiempo, puedes rezar media hora en la mañana y media hora en la noche o durante el día. La renovación espiritual requiere abnegación, que es parte de la lucha por la salvación de tu alma. Empieza y persevera un año. ¡Haz esta promesa a Dios! Únete a las guardias de oración durante una semana al mes. Ayudarás a crear la oración misionera continua (véase http://vkpatriarhat.org.ua/en/?p=11481).

 

ad 2) La celebración del séptimo día

El domingo es el día de la Resurrección y del Espíritu Santo. Durante el día, dedicamos 4-5 horas a la oración centrada en la resurrección de Cristo y venida del Espíritu Santo. Comienza este programa de la celebración del Domingo:

El sábado por la noche, después de las 21:00, la familia reza la oración de una hora relacionada con la Resurrección (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=791).

El domingo por la mañana, preferiblemente ya a las 5:00-7:00, dos horas de oración (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=796, http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=798).

Antes o después de las 9:00, una hora de oración relacionada con la verdad de Pentecostés (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=802).

A menos que el sacerdote se disocie públicamente de las herejías del Vaticano apóstata, los creyentes no deben asistir a las liturgias celebradas por él, ¡ya que así traerían una maldición sobre sí mismos (cf. Gal 1, 8-9)!

Por la tarde, los creyentes cristianos se reúnen en pequeños grupos, ya sea en la casa de alguien o pueden, por ejemplo, alquilar un aula en una escuela. Entre 15:00 y 16:00 ellos oran juntos una verdad más de la Resurrección (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=7287, http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=807). Luego pueden reflexionar sobre la palabra de Dios alrededor de media hora y escuchar una conferencia. Las conferencias se preparan por uno o dos de los hombres presentes. Juntos, reflexionan sobre lo que se ha leído y dicho. El siguiente punto es compartir testimonios para animarse mutuamente. A continuación, la comunidad se divide. Los hombres discuten cuestiones prácticas por separado y mujeres por separado. También es necesario aprender y practicar la evangelización en privado ―un testimonio personal―. Las personas convertidas por medio de esta misión deben reunirse durante la semana por una hora de una lección bíblica y oración, bajo la dirección de los hermanos mayores.

Esta reunión de comunión fraternal dura alrededor de dos a tres horas, además de oraciones.

Durante la hora santa (20:00-21:00), todos rezan en sus propios hogares. Debería ser más relajado: cantos de alabanza, o la reflexión sobre la experiencia espiritual del día, las oraciones por los asuntos de la próxima semana. Un tercio de hora debe dedicarse a la reflexión sobre la aparición de Jesús a los Apóstoles y Tomás en la noche del domingo (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=807).

Celebración del domingo lleva a la restauración de la fe del individuo, así como a la restauración de la familia y de toda la nación!

Apéndice: La purificación de nuestros hogares

Si no queremos que el televisor o símbolos inmorales, paganos y ocultos reinen en nuestros hogares, pero queremos que nuestras casas sean casas de oración (la oración privada y familiar y la celebración del domingo), hay que purificarlas y santificarlas.

Hogares cristianos solían tener pilas de agua bendita en la pared cerca de la puerta. Los israelitas tenían una inscripción sobre la puerta: “Amarás al Señor …” (Dt 6, 5-9) (cf. “Yo y mi casa serviremos al Señor”. (Jos 24, 15b). En la Iglesia de Oriente, solía haber un llamado “rincón rojo” con un icono de la Madre de Dios o de Cristo, y por la noche, cuando la familia rezaba junto, se encendía una lámpara. En la Iglesia de Occidente, los cristianos habían sus casas decoradas con estampas religiosas. Por desgracia, los hogares cristianos contemporáneos han sido desacralizados. Es necesario volver a los elementos sanos de la tradición cristiana (cf. http://vkpatriarhat.org.ua/en/?p=11654)

Hay que purificar tu casa de símbolos ocultos asociados con el zodiaco, con varios adornos simbólicos orientales, la mitología griega o egipcia, faraones, dragones chinos, ranas, elefantes, tortugas… Este es el estilo de la decoración pagana feng shui asociada con el budismo chino y la adoración de los demonios. Alma cristiana debe ser el tabernáculo, y hogar cristiano el templo de Dios, un lugar donde viven los hijos de Dios y reina el Espíritu de Dios. La decoración debe servir a este propósito.

Del mismo modo, la biblioteca necesita ser purificada de libros inmorales y ocultos, así como tu fonoteca. La Escritura es el libro más importante. Un cristiano también debería tener biografías de los santos y la literatura sana.

 

ad 3) La reforma litúrgica

El Concilio Vaticano II dio vuelta a los altares para dirigirlos a la gente, pero no volvió corazones a Dios. Espacio litúrgico y la liturgia han sido reformados en el espíritu de aggiornamento, es decir, la pérdida de la sacralidad. Los tabernáculos se han trasladado desde el centro a las capillas laterales, y la Iglesia católica ha perdido el carácter de la casa de oración. Dios reveló el modelo de un templo a Moisés y a Ezequiel.

El templo se divide en tres partes:

a) el lugar para los creyentes,

b) el lugar donde el sacerdote hace una ofrenda: el santuario,

c) el lugar de la presencia de Dios: el Santo de los Santos.

De acuerdo con el modelo bíblico, el Santo de los Santos debe estar separado por una cortina y detrás de ello debe ser el santuario. Debe haber una lámpara con luz eterna delante de la cortina y dos ángeles adorando cerca de ella o sobre la cortina. El santuario ―el Santo de los Santos― es el lugar donde Dios habita bajo las especies del Pan Eucarístico. El santuario debe ser separado de la gente según el modelo de la Iglesia Oriental, al menos por un iconostasio simbólico. El sacerdote se dirige al Santo de los Santos. (véase fotografías y modelo de espacio litúrgico: http://vkpatriarhat.org.ua/en/?p=11553)

La reforma de la liturgia

La Iglesia latina ha estado en disputa teológica con la Iglesia ortodoxa sobre la epíclesis en la liturgia por cerca de 700 años. Pan con levadura y sin levadura era una cuestión controvertida también. La liturgia latina no incluyó la epíclesis ―que es la invocación del Espíritu Santo― por temor al montanismo. La Divina Liturgia de San Basilio (siglo IV) y de San Juan Crisóstomo contiene la epíclesis. San Basilio sólo redujo la celebración del Domingo que comenzaba el sábado por la noche, continuaba con la vigilia de la noche, refresco, oraciones, himnos y la celebración de la liturgia. A veces duraba hasta el mediodía. San Basilio sólo seleccionó la Divina Liturgia y lo dio su forma actual. En el siglo IX, los santos Cirilo y Metodio trajeron esta liturgia a los eslavos en el territorio de la actual República Checa y Eslovaquia.

La cuestión de la epíclesis hoy ya no tiene que ser un punto de discusión, sino que se debe poner en práctica en la liturgia; no sólo un sacerdote, sino también los creyentes deben vivir este momento por la fe.

Las palabras de la institución pronunciadas por Jesús en la Última Cena son seguidas por la anamnesis que recuerda los acontecimientos más importantes de la vida de Cristo, y la anamnesis es seguida por la epíclesis, es decir, ferviente invocación del Espíritu Santo para que las ofrendas ―así como los cristianos presentes― sean transformados (véase http://vkpatriarhat.org.ua/en/?p=11566).

 

ad 4) Jerusalén y 12 patriarcados

Desde el 1 de mayo de 2011, el Vaticano ha estado bajo el anatema de Dios. Las congregaciones vaticanas apoyan el autogenocidio globalizador de la humanidad. Sólo hay una manera de salir de una maldición: ¡¡arrepentimiento adecuado ―una reforma―!! Los medios hacia la reforma debe ser el arrepentimiento personal de los individuos y de las naciones enteras. Lo que puede contribuir a ello es descentralizar el Vaticano apóstata y delegar el poder a 12 patriarcados. El Patriarcado con la autoridad espiritual de Pedro ya no sería el Vaticano, pero Jerusalén. El Patriarca puede ser el patriarca ortodoxo Ireneo que ya ha sido mantenido en prisión en Jerusalén por los globalistas durante 10 años. Él no ha pecado contra Cristo, el Evangelio y la Iglesia por proclamar las herejías, y no es un instrumento del lobby globalizador. Sugerimos que los 12 patriarcados deberían incluir dos patriarcados ortodoxos, a saber, en Grecia y Rusia, y patriarcados occidentales: en Italia (Roma), Francia (Avignon), en la República Checa (Velehrad), América del Sur, América del Norte, África, Australia, China y la India.

El objetivo de la descentralización es volver a las raíces cristianas, a la Jerusalén espiritual ―la Iglesia primitiva―. ¡Hay que recibir a Cristo, Su Evangelio y la Tradición Apostólica! Las congregaciones vaticanas y la estructura de los cardenales ya no cumplen el propósito. Cada patriarcado conservará su propia tradición litúrgica y la independencia en los asuntos de la consagración de obispos, canonización de los santos, etc. Los patriarcados occidentales conservarán sacerdocio célibe y después de la reforma se lo darán la dirección correcta. Para ello es necesario que los sacerdotes vivan una vida semi-monástica. Deberán pasar más de un día a la semana en grupos pequeños, dedicándose a la oración y la Palabra de Dios (véase http://vkpatriarhat.org.ua/es/?p=7278). Ellos aprenderán también evangelización en equipo o reevangelización. El objetivo es restaurar cristianismo vivo y formar a los discípulos que sean dispuestos incluso para derramar su sangre por Cristo como mártires.

El Vaticano ha dado el programa de aggiornamento ―adaptación al mundo―, que ha causado la decadencia interna. Por lo tanto, los patriarcados individuales tienen que establecer una agenda común que resista al autogenocidio globalizador. Cada obispo y cada sacerdote debe empezar la reforma por un ejemplo de arrepentimiento personal. Ellos deben separarse de las herejías de MHC, el sincretismo y la tolerancia a la inmoralidad. Si un obispo o sacerdote permanece en falsa unidad con el Vaticano apóstata, ¡cada creyente católico está obligado a separarse de aquel sacerdote u obispo y considerarle un hereje! ¡A menos que los creyentes lo hagan, están bajo una maldición! ¡Si ellos persisten obstinadamente en este estado hasta su muerte, serán eternamente condenados!

¡El cristianismo debe volver a ser la sal de la tierra y la columna de la verdad! Este es el programa de arrepentimiento y de la reforma: ¡Restaurar todas las cosas en Cristo!

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSBMr + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

http://vkpatriarhat.org.ua/es/?page_id=6255

14 de septiembre de 2015

Copias a:

Secretaría de Estado del Vaticano

Obispados católicos

Obispos de la Iglesia Ortodoxa

Los gobiernos de las naciones antiguamente cristianas

Los eurodiputados

Presidentes de Europa y América del Sur y del Norte

 

Descargar: Un llamamiento a los católicos – Tercera parte: Metastrofein /un cambio de estilo de vida/ (14-9-2015)

 

Elije la lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Por tanto, no desmayamos; más bien, aunque se va desgastando nuestro hombre exterior, el interior, sin embargo, se va renovando de día en día. Porque nuestra momentánea y leve tribulación produce para nosotros un eterno peso de gloria más que incomparable;”

2 Co 4, 16-17 (desde 12-3-2017 hasta 26-3-2017)

Reflexión sobre la Palabra de Dios