Declaración de anatema contra Juan XXIII y Pablo VI / Declaración del carácter herético del Concilio Vaticano II y su nulidad (+ vídeo)

1 de mayo de 2016

En el funeral del Papa Juan XXIII un cierto obispo dijo: “Ahora la Iglesia tiene dos antipapas con el nombre de Juan XXIII”. Ese “canonizado” hereje Juan XXIII estableció una línea herética del Concilio Vaticano Segundo bajo el lema “aggiornamento” o, con otras palabras, la adaptación al mundo. ¡Pero esto es una traición del Evangelio de Cristo y la expulsión del Espíritu Santo de la Iglesia! Hoy, después de 50 años, cosechamos los frutos desastrosos de este aggiornamento. El Concilio no abordó el problema actual de erradicar las herejías del modernismo, que habían sido condenados en la Bula dogmática del Papa San Pío X. Muy al contrario, el Papa del aggiornamento Juan XXIII en el pseudo Concilio dio plenos poderes a los teólogos heréticos —falsos profetas—. En su encíclica Pacem in Terris, bajo la retórica de los derechos humanos, de hecho, abrió la puerta a la ideología de género degenerativa y criminal. Hoy en día es promovida por la ONU, igualmente con frases sobre los derechos humanos.

Después de su muerte, Pablo VI continuó con el mismo espíritu herético. Él aprobó los documentos conciliares heréticos “Dignitatis humanae” y “Nostra aetate”. Ambos Papas son plenamente responsables de iniciar el proceso de suicidio interno de la Iglesia. Este crimen fue oficialmente confirmado por la aprobación de los documentos del Concilio. El pseudo papa Francisco, promoviendo la islamización y besando los pies de los transexuales, visiblemente completa este proceso.

Ambos Papas del Concilio están bajo el anatema de Dios según Ga 1, 8-9. Este anatema ha caído sobre ellos también de acuerdo con la bula dogmática del Papa Pablo IV “Cum ex Apostolatus Officio”. Bula establece que un Papa que es culpable de herejía ¡está excluido de la Iglesia y todos los documentos aprobados por él son inválidos! ¡Conforme a este bula, el Concilio Vaticano II y sus documentos no son válidos! El Concilio también es inválido debido a herejías contenidas en el mismo y debido al fruto envenenado que ha llevado.

Papa Honorio I y cuatro patriarcas orientales fueron póstumamente excomulgados de la Iglesia por el sexto Concilio General celebrado en Constantinopla con motivo de la proclamación de herejías. Este castigo también está consagrado en la Regla 15 del Séptimo Concilio (Primero-Segundo) en Constantinopla.

Las herejías obstinadamente predicadas son un pecado flagrante contra el Espíritu Santo. El fruto del Concilio Vaticano II es: ¡El fin de la doctrina ortodoxa y de las leyes morales dadas por Dios! Pone fin a la misión ortodoxa, porque según el Concilio ya no hay que convertir a los paganos a Cristo. La misión ha sido sustituida por el diálogo interreligioso que ha abierto la puerta para la antimisión del budismo, del hinduismo y del islam para que penetren en el corazón de la Iglesia. Esta nueva enseñanza herética y este nuevo espíritu de pan-herejía es promovido intransigentemente en todas las facultades teológicas. Todos los obispos, sacerdotes y religiosos deben recibirlo en virtud de obediencia falsa. Se trata, de hecho, de la apostasía masiva, ¡una traición al Evangelio de Cristo y la expulsión del Espíritu de la Verdad! ¡Es un salivazo en la cara del Salvador crucificado! Es una burla de los millones de mártires que derramaron su sangre por causa de Cristo y Su Evangelio! Este es el fruto del Vaticano II y sus padres espirituales, archiheréticos, papas Juan XXIII y Pablo VI. ¡La solución de esta crisis no es el diálogo! Eva tuvo un diálogo con el diablo en el paraíso. La solución es sólo y sólo el verdadero arrepentimiento. El primer paso hacia ello es la declaración de anatema contra los papas heréticos y la declaración de la nulidad del pseudo Concilio.

Por la autoridad del ministerio apostólico y profético, en el nombre del Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Patriarcado Católico Bizantino por la presente declara un anatema contra los Papas heréticos Juan XXIII y Pablo VI. El Espíritu Santo ha establecido en la Palabra de Dios: “Si alguien os predica un evangelio diferente, sea anatema!” (Ga 1, 8-9). Estos dos papas heréticos son excomulgados póstumamene de la Iglesia Católica.

Además, por la autoridad del ministerio apostólico y profético, en el nombre del Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Patriarcado Católico Bizantino declara el Concilio Vaticano II —promovido por los Papas heréticos y apóstatas—herético y por lo tanto no válido.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSBMr                   + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

http://vkpatriarhat.org.ua/es/?page_id=6255

 

Copias a:

Los líderes de las Iglesias católica y ortodoxa

Los líderes políticos de América, Europa, Asia, África, Australia

Medios de comunicación

 

Descargar: Declaración de anatema contra Juan XXIII y Pablo VI / Declaración del carácter herético del Concilio Vaticano II y su nulidad (1-5-2016)

Elije la lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: “Abba, Padre”. Así que ya no eres más esclavo, sino hijo; y si hijo, también eres heredero por medio de Dios.”

Ga 4, 6-7 (desde 23-4-2017 hasta 7-5-2017)

Reflexión sobre la Palabra de Dios