Amor verdadero a sí mismo y a sus prójimos

San Agustín dice: “Señor, quema, despedaza y no perdones en este mundo para que me perdones en el otro, que es eterno”. Señor, quiero ser un egoísta santo. Quiero amarme a mí mismo verdaderamente y no quiero estar en el Purgatorio ni un minuto. Si por medio de la vara de la disciplina pouedo evitar el Purgatorio, por favor, castígame. Pero yo amo a mis prójimos también. Ni siquiera quiero que mi enemigo vaya al infierno o al Purgatorio. Si quieres purificarlo por tu fuego a través del sufrimiento, p. ej. una enfermedad, hágase Tu voluntad. Yo amo tanto a mí mismo como a mi prójimo, y creo que el castigo que nos mandas tanto a mí como a él nos salvará. Quiero estar con él en el cielo. Esto es amor puro a los enemigos también. Jesús dice: “Amad a vuestros enemigos”. No sería amor si yo dijera: “¡Que hagan lo que quieran!” El verdadero amor dice: “Castígaos, oh Señor, para que se salven y no se vayan al infierno ni siquiera al purgatorio si es posible”. Pero queremos esto primero para nosotros mismos. Y lo que queremos para nosotros, también queremos para ellos —la vida eterna, la verdadera felicidad— y esto está en Cristo. Por eso queremos que los demás Lo tengan también. Esto es amor verdadero.

 

Descargar: Amor verdadero a sí mismo y a sus prójimos

 

Elije la lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe.”

Ef 2, 8-9 (desde 21-5-2017 hasta 4-6-2017)

Reflexión sobre la Palabra de Dios