La humildad es la base de todas las virtudes

De todas las personas, la Virgen María es el modelo supremo de la humildad. El Señor Jesús, Dios y Hombre, dijo: “Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón”. Él dijo claramente que esto es lo que debemos aprender de Él. Él claramente lo exige de nosotros. Debemos prácticamente negarnos a nosotros mismos, aceptar nuestra cruz y seguirLe humillado, abandonado y crucificado. La humildad es la base de todas las virtudes. Lo opuesto a la humildad es el orgullo que conduce a la muerte eterna, mientras que la humildad es la clave del cielo. La humildad vence al diablo y al viejo hombre en nosotros. Diferentes formas de celos, la comparación con los demás, la competitividad incluso en la vida espiritual, la tristeza cuando alguien tiene éxito; ¡todo esto es un pecado de orgullo! Necesitamos humillarnos en pensamientos una y otra vez. Pero, subsiguientemente, tenemos que hacerlo en palabras, hechos y gestos también. La tristeza es a menudo un signo de preocupación por nosotros mismos, el fracaso en lograr nuestros planes o sueños, etc. A menos que crezcamos en esta virtud, nunca tendremos una verdadera unidad con Cristo ni con ningún hombre. La humildad vence al espíritu de orgullo. El orgullo no ama a los que son mejores, tiene celos de ellos y trata de humillarlos. En su ceguera no se da cuenta de que el éxito de mi pariente o hermano o hermana en la comunidad será también para mi beneficio, porque a través del amor somos como vasos conectados, y así el bien de mi prójimo es mío también y su dolor es de alguna manera compartido por mí también. Debemos aprender a pensar de una manera nueva: ¡no “yo”, sino “nosotros”! El orgullo critica y desprecia a los que caen, y así lastima tanto a ellos como a nosotros mismos. La humildad es la verdad. Cada vez que nos humillamos, ¡Dios nos da la luz! La auto-humillación es el camino más seguro a todas las virtudes, y, sobre todo, al amor.

 

Descargar: La humildad es la base de todas las virtudes

 

Elije la lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe.”

Ef 2, 8-9 (desde 21-5-2017 hasta 4-6-2017)

Reflexión sobre la Palabra de Dios